El sector de VTC aporta anualmente 750 millones de euros a la economía española

Unauto VTC prevé que las VTC alcancen los 25.000 puestos de trabajo en 2020

Madrid, 6 de septiembre de 2018. De acuerdo con datos de Unauto VTC, la asociación mayoritaria del sector en España, los 11.200 vehículos de transporte con conductor que operan a día de hoy en el país aportan cerca de 750 millones de euros anuales a la economía española.

Sólo en el aspecto tributario, el sector paga más de 130 millones de euros al año a las arcas públicas en términos de IVA y cotiza más de 120 millones a la Seguridad Social. Asimismo, según los datos de esta misma asociación, los más de 15.000 trabajadores del sector perciben más de 350 millones de euros en salarios.

Además, los vehículos de transporte con conductor también afectan de manera positiva a otros sectores de la economía. La inversión en pólizas de seguros de automoción supone un gasto anual de 36 millones, mientras que, en talleres, recambio de piezas y limpieza de vehículos, se calcula que los autónomos y empresas del sector aportan otros 25 millones de euros más al año.

El sector está compuesto por autónomos y empresas de transporte, cuyos contratos son de tipo indefinido y acordes al convenio del taxi. El sueldo medio de un conductor de VTC en España está entre 1.200 y 1.500 euros al mes. Además, un 35% de los empleados del sector corresponde a hombres y mujeres de más de 50 años.

Para 2020, Unauto VTC prevé que la aportación del sector a la economía ascienda a 1.350 millones de euros al año, y se generen 10.000 puestos de trabajo adicionales, alcanzando un número total superior a los 25.000. Además, este cálculo no tiene en cuenta los empleos indirectos creados en el tejido industrial de las empresas automovilísticas en España.

Nueve veces más impuestos que el taxi

Mientras que más del 95% de los taxistas en España se acogen al régimen fiscal de estimación objetiva –la llamada tributación por módulos–; a los vehículos VTC se les requiere hacerlo por estimación directa. Es decir, sobre el beneficio anual real derivado de la prestación de servicios de transporte.

Esta diferencia hace que en España un propietario de licencia de taxi pague hasta 9 veces menos impuestos que un conductor de VTC que realiza un volumen similar de kilómetros anuales. Así, el taxi y las VTC tienen el mismo epígrafe fiscal (721,2) y la misma naturaleza de servicio público, pero tienen un sistema de tributación extremadamente desigual.

La verdad sobre el 1:30

El 1:30 no es una norma para limitar el número de VTC en España, sino un criterio de concesión ante las peticiones de nuevas autorizaciones. Es decir, si en la Comunidad Autónoma la proporción entre VTC y taxis es igual o inferior a 1:30 (véase como ejemplo 1:7), la autoridad competente podrá rechazar la concesión de nuevas autorizaciones, cosa que sucede en toda España desde el año 2015.

Llama la atención el uso malintencionado que de dicha ratio están haciendo representantes del sector del taxi. Precisamente, una de las principales reclamaciones ha sido el cumplimiento del 1:30, bajo el lema “Que se cumpla la ley”. La ratio, y por ende la ley, sí se está cumpliendo porque las Comunidades Autónomas no están concediendo nuevas autorizaciones.

Su única intención es confundir a la opinión pública y dar a entender que el número de autorizaciones VTC actual no es legal y que por ello pueden pedir su retirada. De facto, si su reclamo es que haya una VTC por cada 30 taxis se produciría una expropiación de más de 10.000 autorizaciones y la pérdida de más de 15.000 puestos de trabajo legales y legítimos.

2018-09-06T11:49:43+00:00