Taxistas planean un boicot en Ifema por la contratación de Cabify para ARCO

La particular guerra del sector del taxi contra las nuevas empresas de alquiler de vehículos con conductor puede alcanzar su punto más caliente mañana por la tarde. Una parte del gremio pretende colapsar las inmediaciones de Ifema y diversos accesos desde la vía M-40 después de que la feria ARCO, que arranca hoy, contratara los servicios de Cabify. La idea es llevar a cabo el boicot mañana por la tarde, día en que, por cierto, Sus Majestades los Reyes presidirán la inauguración oficial de esta Feria Internacional de Arte Contemporáneo.

Los impulsores de la iniciativa están haciendo circular un mensaje con instrucciones muy precisas sobre la estrategia. ABC ha tenido acceso al texto de lo que ellos mismos han bautizado operación Caracol. «El plan es estos días reclutar a toda la gente posible que esté dispuesta. Ver el miércoles [por hoy, día de inicio de la feria] qué sucede con las cucarachas y si van a cargar». Con las «cucarachas» se refieren a los vehículos de Cabify, que son negros. En función de cómo sea la recepción del público de hoy, que son profesionales del arte, del servicio contratado por ARCO, se pondrá en marcha el ardid.

Los detalles son los siguientes: actuar a última hora del jueves por la tarde, «cuando empiece a pirarse la peña». Entonces, llegará el momento de «embotellar las tres rotondas de acceso desde la M-40: la que da a la avenida de los Andes, la de Silvano y la de la Gran Vía de Hortaleza».

Para comunicarse entre sí, utilizarán una aplicación de voz llamada Zello, que se puede descargar en el teléfono móvil. «Para despistar y evitar multas –continúan–, moviéndonos más, hacer grupos e ir cambiándonos de rotonda cada cinco minutos». Así intentarían zafarse de la acción policial.

Rotación de rotondas

Esa «estrategia del caracol» pasaría por que «los que estén en avenida de los Andes se pasan a Silvano; los de Silvano a la Gran Vía de Hortaleza, y los de la Gran Vía de Hortaleza a la de los Andes». La cosa no quedaría ahí. Si la afluencia de taxistas que se adhieran a la medida fuese amplia, la intención es «intentar liarla por la avenida del Partenón, y ahí sí es donde deberían ir los particulares». «Los taxis colapsamos el acceso y la salida a la M-40, que es lo más importante –especifican–, pero a la vez más alejado de Ifema, para evitar al máximo una posible acusación de boicot. Si empezase a llegar Policía a las rotondas para evacuarnos, nos agrupamos en la Alameda de Osuna, y subimos y entramos por la M-11 a Ifema a dar una pasadita…».

Esa segunda parte del plan no descarta «bloquear la rotonda de Partenón con vía de Dublín, e incluso la entrada de la M-11». Hay más opciones puestas sobre la mesa: «Bloquear la rotonda del cabezón en vez de la de 25 de Septiembre, dependiendo, además, si la bolsa de cucarachas en lugar de estar en Ifema se encuentra en la [gasolinera] Cepsa de la M-40/25 de Septiembre».

El plan C, en caso de que la Policía les impidiese el acceso, pasa por agruparse en Valdebebas: «Dejaríamos allí la mitad de los taxis; los que dejen el coche se meten en otro como si fuesen cliente y entramos cargados». «No estamos matando a nadie, pero legal no es…», reconocen.

 

Fuente: ABC.