Las tecnologías al servicio de la movilidad

Las tecnologías han venido para quedarse y cambiar nuestra forma de vida. Al igual que ha afectado a las relaciones humanas, cada vez más pegadas al teléfono y menos al cara a cara, también lo ha hecho en la movilidad. Actualmente son varias las aplicaciones y plataformas que permiten contratar un servicio de coche con conductor. Algunas de ellas, como Cabify, se emplean con frecuencia para los desplazamientos por la ciudad y otras, como BlaBlaCar, para los trayectos más largos. Esta oferta se completa con otras compañías dedicadas al alquiler de coches con conductor y con la posible instalación de Uber, que actualmente opera en Madrid, en un futuro.

CABIFY

Más de 3.000 usuarios en cinco meses

Cabify llegó a la capital hispalense el pasado mes de septiembre. En tan solo cinco meses ya cuenta con 3.000 usuarios registrados y una flota de 15 vehículos que planean ampliar próximamente habida cuenta de la gran demanda que han encontrado en poco tiempo.

Sus responsables consideran que son una alternativa al taxi y que su actividad «no es competencia desleal» y recuerdan que así lo respalda la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la propia Dirección General de Tráfico.

«Nuestro servicio es más barato, nuestros coches están limpios, están equipados con conexión wifi, nuestros conductores van uniformados, llevan botellas de agua, ponen la temperatura a gusto del cliente y si éste quiere oír música o la radio. La tarifa está cerrada de antemano y se paga mediante la aplicación. No hay que manejar dinero con el conductor. Y si hay un corte de calles por obras o algún imprevisto que obliga a dar un rodeo, el sobrecoste lo asume Cabify», explicó el lunes la responsable de Marketing de la compañía, Jessica Alcalde quien detalló que los trayectos, que tienen una tarifa mínima de 6 euros, suelen ser al aeropuerto de San Pablo desde Santa Justa, Puerta Jerez o Fibes y que cuentan con público también del Aljarafe.

BLABLACAR

A Madrid por solo 26 euros

Presente en España desde enero de 2010, BlaBlaCar es, según sus responsables, la mayor red social de viajes de larga distancia en coche compartido con más de 35 millones de usuarios en 22 países, tres de los cuales se encuentran en España. Andalucía es, además, la comunidad autónoma que más usuarios acumula, con más de un millón; y Sevilla, la provincia que más emplea la aplicación con 304.0667 personas registradas. Tanto en la capital hispalense como en el resto de provincias la tendencia es al crecimiento, con un aumento en todas ellas de entre el 15 y el 20 por ciento.

Este crecimiento «exponencial» de usuarios evidencia que la plataforma «no se utiliza sólo para compartir los gastos del viaje y ahorrar, sino que responde a un cambio de mentalidad, mucho más abierta y social», apuntan los responsables de BlaBlaCar. La red social pone en contacto a personas que quieren realizar un trayecto común y coinciden para hacerlo el mismo día. Los usuarios comparten los gastos del viaje «sin obtener beneficio». Para ello, BlaBlaCar recomienda en la plataforma una aportación por usuario y viaje de 0,06 euros por kilómetro apropiada para la compartición de gastos inherentes a la conducción (gasolina, peaje, mantenimiento, seguros, impuestos, etc.) y limita la aportación máxima que pueden solicitar los conductores de tal manera que no se superen estos gastos.

Las rutas más habituales en el último año en Andalucía han sido Madrid-Sevilla así como la Huelva-Sevilla en ambos sentidos. Aunque también es habitual encontrar trayectos realizados por usuarios andaluces con origen o destino en Portugal. El coste de los trayectos más frecuentes desde la capital hispalense son: a Madrid, 26 euros; Cádiz, 8,50 euros; Aracena, 6 euros; Marchena, 4 euros.

BlaBlaCar recuerda que sus usuarios cuentan con un seguro de viaje, que los pasajeros reservan y pagan online, que los usuarios son los que valoran a los conductores y que estos pueden aceptar o no a los viajeros. Todo un abanico de posibilidades que hacen mejor la experiencia del viaje.

Una aplicación privada a la espera de una propia

La capital andaluza cuenta desde abril de 2015 con una aplicación móvil con la que los clientes pueden solicitar un taxi. La empresa MyTaxi llegó a Sevilla después de su desembarco en Madrid y Barcelona en 2012. Esta aplicación permite solicitar un taxi y conocer el tiempo de espera y el tiempo aproximado para su llegada al lugar donde se ubica el cliente. A esta aplicación se le sumará una municipal próximamente pues la plantilla del Taxi de Sevilla cerró el pasado mes de junio un convenio por el que se acordó poner en marcha una app móvil, que permitirá a todos sus clientes solicitar, reservar y conocer, en tiempo real, dónde están los más de 2.000 vehículos que prestan servicio en la ciudad. El Instituto del Taxi sacará a licitación el servicio de asesoría y redacción del estudio para la implantación de este nuevo sistema que permitirá modernizar este servicio y adaptarse a las nuevas fórmulas que demandan los usuarios.

 

Fuente: El Correo de Andalucía.