La patronal denuncia la “lamentable” imagen que causa el conflicto del taxi

La Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) defendió este martes el derecho de las empresas de alquiler de vehículos con conductor al “libre ejercicio de su actividad” en la ciudad. La patronal respalda así a compañías como Cabify y otras empresas de transportes con licencia VTC, a las que los taxistas sevillanos acusan de intrusismo y que han sufrido sabotajes, amenazas y agresiones continuas durante las últimas semanas. La CES pide que se apuesta por la conexión en tren del aeropuerto con la ciudad como solución a los problemas que los taxistas que rinden San Pablo generan periódicamente desde hace más de quince años.

La CES, que cuenta con numerosas organizaciones y empresas representativas del sector turístico sevillano entre sus asociados, considera “lamentable” la imagen que se está dando de Sevilla en los últimos días, “debido al conflicto surgido en una parte del sector del taxi y la necesidad que tienen las empresas con licencia de arrendamiento de vehículos con conductor (VTC) al libre ejercicio de su actividad”, especialmente en el aeropuerto de San Pablo y la estación de Santa Justa.

La patronal emitió este martes un comunicado en el que ofreció al Ayuntamiento de Sevilla su “total apoyo” en las gestiones que el Consistorio está poniendo en marcha para dar solución a un conflicto que lleva latente en la ciudad “desde hace años y que necesita la adopción de medidas que permitan un marco estable de convivencia entre los distintos tiops de servicios públicos y privados”. La CES considera fundamental la implicación de la Delegación del Gobierno en Andalucía y la del propio Ayuntamiento, para conseguir “cuanto antes” la conexión ferroviaria del aeropuerto con la estación de Santa Justa, que los empresarios consideran “una de las obras más necesarias y urgentes en estos momentos para Sevilla”.

“Una ciudad eminentemente turística como la nuestra, y que queremos convertir en capital de referencia a nivel internacional, no puede seguir en el aislamiento en que se encuentra el aeropuerto, sólo comunicado por un autobús, que en absoluto cubre las necesidades diarias, y convirtiendo al ciudadano y a nuestros visitantes en rehenes de un colectivo en permanente conflicto”, recalca el comunicado de la patronal sevillana. Para la CES, el hecho de que aeropuertos cercanos, como el de Málaga o el de Jerez de la Frontera, cuenten con unas “inmejorables comunicaciones por vía férrea que facilitan el desplazamiento de los usuarios debe hacer recapacitar a todos, y muy especialmente, a unas administraciones que deben apostar por acometer y mejorar aquellas infraestructuras realmente necesarias para el desarrollo social y económico de Sevilla”.

El conflicto del taxi, mientras tanto, vive una situación de tregua estos días, desde que el viernes se celebrara una reunión entre las asociaciones mayoritarias del sector, algunos representantes de las empresas con licencia VTC y el Ayuntamiento de Sevilla. En este encuentro, en el que el representante de los taxistas del aeropuerto llegó a amenazar con boicotear la Semana Santa, el delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Carlos Cabrera, se comprometió a poner en marcha una nueva unidad de la Policía Local para el aeropuerto y la estación de Santa Justa. Esta unidad teóricamente debe empezar a funcionar este jueves. Además, se están formando a diez policías locales más para reforzar el Servicio Especial de Transporte e Intrusismo (SETI). El gobierno local ha elevado una consulta a la Junta para que aclare el marco normativo del sector.

Sin embargo, en ningún momento de la reunión se trató el que ha sido el verdadero problema del sector durante las últimas década y media: el monopolio de un grupo de taxistas en el aeropuerto. Este colectivo impide al resto de taxistas de la ciudad recoger clientes en San Pablo, donde se han sucedido los pinchazos de neumáticos, los lanzamientos de huevos y piedras y los ataques con decapante para corroer la pintura de la carrocería. Desde hace unas semanas, sin embargo, las víctimas de estos ataques están siendo los vehículos de alquiler con conductor. El gobierno local sigue negándose a implantar el turno rotatorio en el aeropuerto, pese a que sí lo establece una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) del año 2002.

Las asociaciones Sevillasemueve e Iniciativa Sevilla Abierta han iniciado una recogida de firmas para solicitar al Ayuntamiento que la parada del aeropuerto esté abierta a todos los profesionales del taxi de la ciudad y que “asegure la protección de los consumidores contra el cobro abusivo y la picaresca por parte de malos profesionales”.

Fuente: Diario de Sevilla.