UNAUTO VTC Madrid denuncia la persecución por parte de la Comunidad al sector del alquiler de vehículos con conductor

La Junta Directiva de UNAUTO VTC Madrid se ha reunido con carácter de urgencia para tratar la delicada situación que se está produciendo en las calles de la capital por el exceso de celo de los servicios de Inspección de la dirección general de transportes de la Comunidad de Madrid.

Las actuaciones que están llevando a cabo los servicios de Inspección de Transportes han sembrado la polémica y el malestar dentro del sector del alquiler con conductor. Este malestar está motivado por el acoso que se está produciendo, especialmente en el Aeropuerto Adolfo Suarez y en la Estación de Atocha, donde decenas de vehículos son retenidos más de 20 minutos, a la vista de todos los viandantes y con los usuarios esperando, para comprobar su documentación. Una comprobación que se podría realizar de manera telemática en el momento.

Estas inspecciones, en lugares de gran afluencia y mal enfocadas, no contribuyen a combatir el intrusismo que ambos sectores —taxi y VTC— padecen, sino que entendemos que buscan otros objetivos que no vamos a permitir. El abuso policial al que estamos sometidos, unido al excesivo tiempo para comprobar la documentación, haciendo esperar a los clientes; las sistemáticas inspecciones —hasta 6 controles diarios al mismo vehículo— con la presencia de taxistas grabando en vídeo las actuaciones; las denuncias incomprensibles por captación de viajeros a conductores que están leyendo el periódico dentro del vehículo… Son solo algunos ejemplos de una situación de acoso intolerable.

Desde UNAUTO VTC Madrid siempre hemos sido un baluarte en lucha contra el  intrusismo, pero no vamos a aceptar que se criminalice nuestro servicio, una actividad legal y regulada. Nos indigna profundamente que el sector del auto-taxi quiera imponer normas para restringir y estrangular la actividad de vehículos de arrendamiento con conductor, pretendiendo utilizar para ello a la Administración y, en este caso, a los servicios de inspección de la Comunidad de Madrid.

Resulta paradójico que la normativa actual que regula la actividad de las VTCs fuera aprobada por la mayoría de las asociaciones del sector del taxi, dando su visto bueno e incluso congratulándose entre ellos mismos por el logro conseguido y, pocos meses después, vuelvan a expresar las mismas quejas con la pretensión de establecer una línea de trabajo de protestas constantes hacia otros sectores, pero sin solicitar a la administración ninguna medida para mejorar su propia actividad.

Por todo lo expuesto, manifestamos nuestro más profundo malestar ante la Dirección General de Transportes, no descartando movilizaciones si fuera necesario para defender los intereses del sector.